‘La empresa tiene un papel decisivo en alejar a la juventud de la violencia’

Fundahrse es la Fundación Hondureña de Responsabilidad Social Empresarial y desde julio de 2016 asumió la presidencia de la Red Integrarse para los próximos dos años. Hablamos con su director ejecutivo, Roberto Leiva, sobre la situación de la RSE en Honduras.

Sumarse: Desde que nació Fundahrse, en 2004, ¿qué cambios sustanciales ha habido en las empresas?
Roberto Leiva: Con la capacitación que les hemos brindado han empezado a cambiar el concepto de filantropía pura a inversión social, y de ahí a responsabilidad social. Antes no se conocía el tema de la RSE y hoy está en la agenda pública y privada.

Sumarse: ¿Cuáles son las prioridades de Fundahrse para este año?
Roberto Leiva: Estamos con la memoria de sostenibilidad con un gran número de empresas. Tenemos un seminario taller de 8 horas y de ahí, las empresas que desean desarrollar su reporte, nos contratan para que las acompañemos en el proceso.

Sumarse: En Panamá, la RSE sigue siendo un tema de mujeres ¿también en Honduras?
Roberto Leiva: Sí, un 60% de la asistencia a nuestros eventos y capacitaciones son mujeres.

Sumarse: ¿Qué hacemos para involucrar más a los hombres en la RSE?
Roberto Leiva: Yo creo que aún lo ven como un tema social y por eso el hombre no se siente tan identificado. Hay que transmitir la idea de que debe integrarse en la estrategia de negocio.

Sumarse: ¿Cuál es el rol del sector privado en torno a la seguridad ciudadana en un país como Honduras?
Roberto Leiva: La empresa tiene un papel decisivo en mantener a la juventud ocupada en algo positivo. Estamos trabajando muy fuerte con un programa que se llama “Alcance”, donde se fundan hogares o centros comunales para que la juventud invierta su tiempo en actividades educativas. La idea es competir con las pandillas capturando la atención de los muchachos.

Sumarse: ¿Tiene preferencia por alguno de los Objetivos de Desarrollo Sostenible?
Roberto Leiva: En general por los que hablan de derechos humanos, sobre todo el primero, fin de la pobreza, y el cuarto, educación de calidad. La educación le cambia la vida a las personas diametralmente.