América Latina cierra la brecha de género

THEGLOBALGENDERGAPREPORTLa brecha de género en América Latina y el Caribe se ha cerrado en un 70% en 2013, porcentaje superior al de cualquier otra región. Según The Global Gender Gap Report 2013, publicado el 25 de octubre de este año, esto se debe al progreso logrado hacia una mayor paridad en materia de igualdad económica y participación política.

La octava edición anual del informe clasifica 136 países conforme a su capacidad de cerrar la brecha de género en cuatro esferas clave: salud y supervivencia; logros educativos; participación política, e igualdad económica. Nicaragua sigue siendo el país más avanzado de la región en cuanto a igualdad de género, ocupando el 10º lugar en el índice mundial con un 5º lugar mundial en el pilar de participación política.

Panamá mejoró tres posiciones frente a 2012. Nos encontramos en el lugar 37 del ranking, detrás de Nicaragua, Cuba, Ecuador, Bolivia, Barbados, Costa Rica, Argentina, Colombia y Trinidad y Tobago en la región.

El informe clasificó a Islandia como el país de mayor igualdad del mundo por quinto año consecutivo; junto con Finlandia (2º), Noruega (3º) y Suecia (4º), ha cerrado ahora más del 80% su brecha de género. Alemania, en 14º lugar, va a la cabeza de las economías del G20, aunque ha bajado una posición desde 2012. La nación BRICS de más alta clasificación es Sudáfrica, en 17º lugar.

A nivel mundial, el informe determina que en 2013 se ha cerrado el 96% de la brecha en materia de salud y supervivencia. Es el único de los cuatro pilares que se ha ampliado desde que el informe se preparó por primera vez en 2006. En términos de educación, la brecha de género mundial registra el 93% y hay 25 países que han cerrado la brecha totalmente. La brecha de género en lo relativo a igualdad económica y participación política se ha cerrado sólo en un 60% y un 21%, respectivamente, si bien se ha avanzado en otras esferas; por ejemplo, la brecha en la participación política se ha reducido casi el 2% en los últimos doce meses. En los países tanto emergentes como desarrollados, la presencia de mujeres en cargos de liderazgo económico es limitada, si se compara con el número de mujeres que siguen cursos de educación terciaria y el número de mujeres trabajadoras en total.

“Es necesario que los países comiencen a pensar en el capital humano de una manera muy diferente, incluso el modo en que incorporan a las mujeres en funciones de liderazgo. Este cambio de mentalidad y de práctica no es una meta futura, sino una necesidad actual”, dijo Klaus Schwab, Fundador y Presidente Ejecutivo del Foro Económico Mundial.

“Tanto dentro de países como entre países hay dos vías claras a seguir para avanzar hacia la igualdad económica de género, en las que la educación hace las veces de acelerador. En el caso de los países que proporcionan esta inversión básica, la incorporación de las mujeres en el mercado laboral es la próxima frontera de cambio. Y en el de aquéllos que no han realizado inversiones en la educación de las mujeres, eliminar este obstáculo es esencial para la vida de las mujeres y para el vigor de las economías”, dijo Saadia Zahidi, co-autor del informe y Jefa del Programa de Mujeres Líderes y Paridad de Género.

 

Escrito por

El autor no ha colocado información aún