Día del Chocolate: la industria del cacao panameño y sus oportunidades

El 7 de julio se celebró el Día Mundial del Chocolate, este postre favorito de muchos, derivado del cacao, en muchas comunidades del mundo es el sustento de cientos de familias abriendo oportunidades para pequeños productores y contribuyendo en la reducción de la pobreza.

En Panamá, la zona productora de cacao se ubica principalmente en las áreas indígenas de Bocas del Toro y la Comarca Ngabe-Buglé. En el mundo muchos países concentran esfuerzos en hacer esta industria sostenible.

En Sumarse – Pacto Global Panamá, tuvimos la oportunidad de conversar con las dos empresas productoras de chocolate con cacao panameño. Las entrevistas a continuación:

  • i Love Panama Chocolate por Sagrado Cacao. Jaime Justiniani – fundador,  @ilovepanamachocolate

¿Cuál es el panorama actual en la industria del Cacao? (a nivel mundial y local)

A grandes rasgos, la producción de cacao mundial podríamos dividirlo en dos grupos: El cacao de ‘producción masiva’ desarrollado principalmente en el continente africano, utilizado por las grandes compañías multinacionales. Este representa el 95% del consumo mundial. Por otro lado, está el ‘cacao fino o de aroma’ que es donde se ubica Panamá, el reducido porcentaje no solo se debe a la limitante de territorio para sembrar, sino que corresponde a la variante de cacao (Trinitario) y su calidad en sí.

Dicho esto, el panorama en el sector masivo de cacao ha registrado una baja en los últimos años, lo bueno de pertenecer al 5% de la producción global de cacao, es que tenemos la flexibilidad de hacer una gran apuesta por la calidad y no por la cantidad.

¿Cómo nace I love Panama Chocolate?  ¿Es el cacao panameño producto de calidad? ¿Qué inspira las creaciones de los chocolates?

Soy Diseñador Gráfico de profesión. Para unas fiestas de fin de año, diseñamos un empaque de chocolate con el nombre de la agencia de diseño para regalarles a nuestros clientes. De allí surgió la gran pregunta de por qué Panamá no tenía chocolate nacional, siendo parte del territorio de donde es endémico el cacao. Inmediatamente comencé la construcción de la marca sin saber hacer chocolate. La temática e inspiración es Panamá, el lugar donde nací y crecí. Cada empaque cuenta la historia de Panamá relacionado con los sabores; queriendo reconectarnos con la cultura chocolatera ‘indígena’ perdida a inicios del siglo XX con la llegada de los estadounidenses al país donde nos inculcaron el chocolate industrial azucarado. En todo el proceso, la parte difícil fue hacer la conexión de lo que se venía haciendo en Bocas del Toro – un chocolate rústico (cacao molido) – con la intención de lograr un ‘chocolate fino’ como se le denomina comercialmente.  Después de varios años de pruebas y desarrollo del producto salimos al mercado en el 2015.

¿Qué retos enfrenta la industria del cacao y del chocolate antes y después de esta pandemia? ¿Cómo han adaptado el negocio durante esta cuarentena?

Uno de los mercados fuertes para nosotros es el turismo y los viajeros, así que hemos tenido que, como todos, reforzar diferentes áreas para mantener la operación. La pandemia nos agarró en medio de la mudanza a nuestra nueva locación dentro de Ciudad del Saber donde tenemos proyectado potencializar toda la experiencia del chocolate y la historia de Panamá a través de las barras. El Museo del Chocolate de Panamá. El reto en estos momentos es seguir la cruzada -ahora con más eficacia y premura- para que el país retome la cultura chocolatera ‘indígena’, no solo por una cuestión de origen o raíces, sino también por salud, que tanto necesitamos en estos tiempos.

Siendo ustedes una marca con sabor local, ¿qué recomendaciones nos dejan sobre consumir “lo nuestro”?

En estos cinco años que llevamos, ha sido de regocijo palpar el aprecio y la fidelidad nacional e internacional. Toda una comunidad chocolatera creciendo cada día alrededor de I Love Panama Chocolate. El que nos consideren Marca País (con la responsabilidad que esto conlleva) nos mantiene e impulsa a continuar aportando nuestro grano de arena al país. Siendo Pequeña Empresa, considero que el apoyo a esta, es clave para dinamizar la economía en este tiempo de recesión económica, justo por la flexibilidad que tenemos en la operación. Tenemos buena tierra, tenemos buen cacao, tenemos un gran país. Hay que sembrar una buena semilla para poder cosechar.

  • Oro Moreno – 100% Chocolate Panameño. Yoshiris Peña – fundadora, @oromorenopanama

¿Cuál es el panorama actual en la industria del Cacao (a nivel mundial y local)?

El consumo de cacao ha tenido una tendencia creciente, que ha sido en distinta medida en todas las regiones del mundo. Entre el 2014 y 2015, los mercados maduros (Estados Unidos, Canadá y los países europeos) presentaron crecimientos moderados (7%) a diferencia de los mercados emergentes (Asia, Oceanía, África y ALC) en donde ha crecido un 28%. Los países asiáticos mostraron mayor incremento en el consumo, que pasó de 288 a 435 miles de toneladas de cacao. El continente europeo se ha mantenido como el mayor consumidor de cacao per cápita/año (2.27 kg/ persona), superando el consumo promedio mundial que está en alrededor de 640 g/ persona/año

Los olores y sabores de la tierra panameña son aliados en la tarea de reimpulsar la agricultura y la agroindustria nacional que en el caso del cacao se enfrenta a un poderoso dilema: La importación de $39.5 millones anuales de derivados del cacao contra la exportación de $2.5 millones, solo al cierre de 2018. Estas cifras confirman a la Unidad de Agronegocios del Ministerio de Desarrollo Agropecuario (Mida), que existe posibilidad de incrementar el área de siembra, el volumen de producción e impulsar la agroindustria de este renglón.En el año agrícola 2017/2018, el país tuvo una disponibilidad de 10,560 quintales de cacao para la exportación y el mercado nacional, “disponibilidad que puede incrementarse a 54,768 quintales en un periodo de cinco años” de acuerdo con el Mida.

¿Cómo nace Oro Moreno?  ¿Es el cacao panameño producto de calidad? ¿Qué inspira las creaciones de los chocolates?

Gracias a una noticia que encontré en la web en el año 2011 «Cacao de Panamá, ORO INEXPLOTADO», decidí investigar sobre el cacao de panamá, al visitar las plantaciones de cacao en Bocas del Toro pensé «esto es lo que voy hacer el resto de mi vida» y así mis 25 años creé Oro Moreno, en el año 2013.

El primer laboratorio de calidad y análisis del cacao en Panamá para resaltar la gastronomía de Panamá a través del chocolate.

Graduada en administración de personal, cocina y pastelería. Enamorada del chocolate me dediqué a estudiar e investigar sobre el cacao panameño para adentrarme en el proceso. El proceso va desde la siembra de la semilla en medio de una exuberante zona rodeada de bosques tropicales, fermentado y secado de los granos bajo el cálido sol caribeño, hasta el tostado y la elaboración del fino chocolate. También creé una línea de chocolatería artesanal con delicados rellenos que resaltan la identidad nacional a través de la colección de sabores Panamá en un bombón: culantro, maracuyá, coco, café, piña, ají chombo y una colección de sabores de barras de chocolate. Me especializó en dictar catas guiadas de chocolate donde creo una experiencia sensorial inolvidable a través de armonías entre el chocolate y bebidas.   Hoy en día somos pioneros en el desarrollo de la chocolatería artesanal con más de 7 años de experiencia y la marca Oro Moreno es el chocolate de lujo más vendido en Panamá donde pueden encontrar nuestros productos en más de 200 puntos de venta.

¿Qué retos enfrenta la industria del cacao y del chocolate antes y después de esta pandemia? ¿Cómo han adaptado el negocio durante esta cuarentena?

La cadena de valor del cacao en Panamá enfrenta una variedad de desafíos en cuanto a infraestructura, aspectos técnicos y económicos. Por el lado de la infraestructura, la conectividad para poder acceder al cacao es un aspecto clave para integrar la cadena productiva, en particular al agricultor con las empresas procesadoras de cacao y las fábricas. En el aspecto técnico, normalmente los cultivos de cacao se concentran en localidades pobres, y los agricultores lo hacen en un limitado espacio y con técnicas poco eficientes, lo que lleva a la disminución de su competitividad. La asistencia técnica permitiría reducir esas falencias. En el campo económico, es básica la inclusión del financiamiento. Asimismo, es importante que las cooperativas de cacao y organizaciones productoras cuenten con el apoyo de los sectores público y privado.

Cuando hablamos de unos de los retos antes de la pandemia es cómo saber identificar un chocolate gourmet o artesanal y un chocolate golosina. Es difícil competir con esas grandes industrias y explicar a los consumidores que la relación calidad-precio es directamente proporcional a lo que están comprando. El chocolate oscuro con alto porcentaje de cacao tiene grandes beneficios para salud, consumir 4 gr diarios de este chocolate reduce los niveles de estrés y ansiedad.

En estos momentos para reinviertanos fue un proceso un poco difícil pero rápidamente logramos adaptarnos a esta nueva forma de seguir adelante, las catas de chocolate ahora las hacemos de forma virtual incluyendo a clientes del todo del país. Creamos un catálogo de productos con actividades para hacer en casa junto con la familia, hemos desarrollado una línea de repostería y ampliando los canales de venta en plataforma digitales y nuestro e-comerce.

¿Siendo ustedes una marca con sabor local, que recomendaciones nos dejan sobre consumir “lo nuestro”?

El consumo local hace referencia al esfuerzo colaborativo por construir economías basadas en productos panameños. Tomar conciencia para consumir productos locales contribuye a mantener y desarrollar la economía en Panamá. Ayudando, además a preservar el medio ambiente y contribuir a con factores que nos benefician a todos. Es importante apoyarnos y creer en el verdadero valor de los productos que hacemos empresas nacionales, con tu compra en marcas de chocolate locales estarías apoyando a toda la cadena de valor del cacao panameño.

En momentos como estos, algunas personas pudiesen pensar que los chocolates no son esenciales para poder sobrellevar esta pandemia. Pero nosotros sabemos que un buen chocolate es reconfortante y ayuda a reducir los niveles de estrés y ansiedad. Sabemos que cada pedacito de Oro Moreno te puede crear a una sonrisa, una emoción de felicidad, un momento para compartir y recordar, todas acciones positivas en familia.

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *