UNICEF presenta los resultados de la segunda encuesta telefónica de hogares “Situación de las Familias con Niños, Niñas y Adolescentes durante el COVID-19 en Panamá”

Para conocer los cambios en la situación de las familias con niños, niñas y adolescentes durante la crisis por COVID-19, UNICEF llevó a cabo una segunda encuesta telefónica en hogares en Panamá que permite comparar resultados con los obtenidos en la primera encuesta realizada en el mes de junio del año en curso.

La encuesta cubrió una muestra representativa de la población nacional excluyendo comarcas, compuesta por mil hogares con al menos un niño, niña o adolescente en las 10 provincias de Panamá, de diferentes niveles socio económicos (NSE), abarcando las dimensiones de economía, alimentación, educación a distancia, acceso a servicios de salud, bienestar y salud mental, y conflictos familiares. En esta ocasión a diferencia de la primera encuesta, se agregó una serie de preguntas sobre bienestar y salud mental, y la muestra incluyó hogares de la provincia de Darién.

“Las informaciones que hoy entregamos están dirigidas a habilitar al Estado, a sus instituciones y a las organizaciones de la sociedad civil, a priorizar las atenciones, servicios e intervenciones que se requieren para salvaguardar la vida y el bienestar físico y emocional de niños, niñas y adolescentes” señaló la señora Kyungsun Kim, representante de UNICEF en Panamá durante la presentación.

De esta segunda encuesta realizada por UNICEF resalta que se mantiene que 3 de cada 4 familias con niños han perdido total o parcialmente sus ingresos y que menos de la mitad de los hogares (46%) recibió algún tipo de ayuda. Los hogares de ingresos más bajos (menos de $999 dólares de ingreso mensual) siguen siendo los más afectados.

Otros de los hallazgos de esta encuesta, son:

En cuanto a la economía del hogar, se mantiene el porcentaje de hogares que declaró perder parcial o totalmente sus ingresos a causa del COVID-19 (76%).  El porcentaje de hogares que declaró no contar con los recursos económicos necesarios para suplir sus necesidades básicas bajó levemente de 32% a 28%.  Subió de 16% a 21% el porcentaje de hogares que ha pedido préstamos o vendido activos, mientras que los que han utilizado sus ahorros bajó de 48% a 43%. Por otro lado, el porcentaje de familias que declaró haber recibido algún tipo de ayuda subió levemente de 43% a 46%; de este 46% que declararon haber recibido ayuda, el 74% la obtuvo de Panamá Solidario.

Sobre la alimentación en los hogares, mejoró en un 6% la cantidad de hogares que tuvo alimentos suficientes (del 53% al 59%). Entre aquellos que declararon tener menos alimentos de lo habitual, sube levemente el porcentaje de hogares donde se afectó la cantidad y/o el tipo de comida para los niños, niñas y adolescentes (del 59% al 63%). El 7% de los hogares con niños, niñas y adolescentes manifestó no tener suficientes alimentos.

En el área de educación, 8 de cada 10 hogares recibieron educación a distancia, comparado con 5 de cada 10 en junio. Este acceso ahora es transversal en todos los NSE. La madre se mantiene como la principal encargada de apoyar la educación a distancia. El 43% de las y los responsables de apoyar el aprendizaje desde el hogar, adicionalmente tiene una carga laboral a tiempo parcial o completo.

En temas relacionados a la salud, 1 de cada 3 hogares declaró haber experimentado retrasos en su atención de salud1 de cada 5 hogares no accedió al servicio médico requerido, siendo la gran mayoría de ellos hogares que pertenecen a los NSE de menos de $999 dólares de ingreso mensual.

Sobre la salud mental, 1 de cada 2 hogares declaró estar muy preocupado por el impacto que podría tener la pandemia en la salud mental de los niños, niñas y adolescentes. 1 de 5 hogares declaró que al menos un miembro menor de 18 años presentó malestar en cuanto a su salud mental y bienestar.

Con relación a los conflictos en el hogar, se observa un aumento en la existencia de conflictos y tensiones, de 1 de cada 3 hogares a cerca de la mitad. También se registra un leve agravamiento de las tensiones.

 

A partir de los resultados de esta segunda encuesta, UNICEF reitera el llamado a:

  • Seguir fortaleciendo los programas de protección social y la focalización en las familias de menores ingresos, en especial Panamá Solidario.
  • Reforzar las intervenciones para garantizar nutrición y alimentación adecuadas de la niñez, con enfoque en las familias de menores ingresos.
  • Cerrar la brecha para garantizar la continuidad de los aprendizajes de todos los niños y niñas del país. Para ello, es fundamental seguir mejorando y fortaleciendo los servicios de educación a distancia y también combinar con oferta educativa presencial en condiciones seguras.
  • Intensificar la comunicación para que las familias acudan a las instalaciones de salud para la atención preventiva y curativa. Reforzar los servicios de atención de salud cuando sea posible para que exista una mayor disponibilidad de los mismos, en especial aquellos para las familias del NSE más bajo.
  • Mantener y mejorar las intervenciones de apoyo psicosocial a las familias. Continuar generando evidencia sobre los impactos de la pandemia en la salud mental de la población, en especial la salud mental de la niñez y adolescencia.
  • Mantener los esfuerzos por mejorar el acceso a los mecanismos de denuncias de violencia en todas sus formas, intensificar la comunicación e información sobre estos mecanismos, y elevar la capacidad para dar apoyo psicosocial a las familias. 

Para acceder a los resultados de la segunda encuesta dar click al siguiente Link

Igualmente puede ingresar a los resultados de la primera encuesta en el siguiente Link

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *