La encuesta de opinión sobre el cambio climático más importante del mundo: la mayor parte de la ciudadanía mundial pide medidas climáticas a gran escala

Hoy se dan a conocer a los resultados de Peoples’ Climate Vote (el Voto popular por el clima), la encuesta de opinión pública sobre el cambio climático más importante jamás realizada. La encuesta abarca 50 países con más de la mitad de la población mundial, incluidas más de medio millón de personas menores de 14 años, un segmento demográfico clave que normalmente no puede participar en los procesos electores normales.

Los resultados detallados de la encuesta, desglosados por edad, género y nivel educativo, serán trasladados a gobiernos de todo el mundo por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), ente organizador de la innovadora encuesta junto con la Universidad de Oxford. En muchos de los países participantes, esta es la primera vez que se realiza una encuesta de opinión a gran escala sobre el cambio climático. Con una ronda decisiva de negociaciones prevista para la Cumbre sobre el Clima de la ONU que se celebrará en noviembre en Glasgow (Reino Unido), 2021 se presenta como un año decisivo para los compromisos de acción climática de los países.

En la encuesta se preguntó a los participantes si el cambio climático constituye una emergencia global y si estaban a favor de dieciocho políticas climáticas clave dentro de seis ámbitos de actuación: energía, economía, transporte, agricultura y alimentación, naturaleza, y protección de las personas.

Los resultados de la encuesta revelan que muchas veces los ciudadanos desean políticas climáticas amplias que superen el marco de medidas actual. Por ejemplo, en ocho de los diez países encuestados con las emisiones más altas del sector eléctrico, una mayoría dio su respaldo a las energías renovables. En cuatro de cada cinco países con las emisiones más altas a consecuencia de los cambios en el uso de la tierra y con datos suficientes sobre las políticas preferidas, se observó un respaldo mayoritario a la conservación de los bosques y de la tierra. Nueve de cada diez países con una población más urbanizada se mostraron a favor del uso de coches y autobuses eléctricos, o de bicicletas.

Según Achim Steiner, Administrador del PNUD, “independientemente de cuál sea su origen, los ciudadanos coinciden en que el cambio climático constituye una emergencia global. El Voto popular por el clima ha mostrado también que las personas son conscientes de la escala de acción que se necesita, desde una agricultura respetuosa con el clima, a la protección de la naturaleza, y la inversión en una recuperación verde. El Voto popular por el clima otorga a los países un mandato claro para adoptar medidas climáticas amplias con el apoyo de la opinión pública”.

Esta innovadora encuesta fue distribuida a través de redes de juegos para dispositivos móviles con el propósito de incluir a grupos de personas a las que es difícil acceder con los métodos de encuesta tradicionales, como los menores de 18 años. Expertos en demoscopia de la Universidad de Oxford procedieron a una ponderación de la enorme muestra obtenida para hacerla representativa de los perfiles de edad, género y nivel educativo de los países participantes en la encuesta, con un pequeño margen de error de +/-2%.

Las políticas recibieron un amplio apoyo, siendo las más populares las de conservación de los bosques y la tierra (54% de respaldo público), más energía solar, eólica y renovable (53%), adopción de técnicas agrícolas respetuosas con el clima (52%), y mayores inversiones en negocios y empleos verdes (50%).

El profesor Stephen Fisher, del Departamento de Sociología de la Universidad de Oxford, dijo: “La encuesta —el sondeo de opinión sobre el cambio climático más importante jamás realizado— nos ha mostrado que las redes de juegos para dispositivos móviles pueden no solo llegar a mucha gente, sino que son capaces también de atraer la participación de diferentes tipos de personas en un grupo diverso de países. El Voto popular por el clima nos ha dejado una abundancia de información sobre la opinión pública que nunca hasta ahora habíamos visto. El reconocimiento de la emergencia climática está mucho más extendido de lo que se pensaba anteriormente. Los resultados muestran también claramente que la mayoría de la población quiere medidas de política robustas y amplias”.

La encuesta revela una vinculación directa entre el nivel educativo de la persona y su deseo de que se adopten medidas climáticas. Se observa un reconocimiento muy elevado de la emergencia climática entre los encuestados con educación universitaria en todos los países, desde países menos adelantados como Bhután y la República Democrática del Congo (82% en ambos) a países ricos como Francia (87%) y Japón (82%).

En lo que respecta a la edad, se observó que las personas jóvenes (menores de 18 años) tienen una mayor probabilidad de creer que el cambio climático supone una emergencia climática que las personas por encima de esa edad. Sin embargo, otros grupos de edad no quedan lejos; así, el 65% de las personas entre 18 y 35 años, el 66% del grupo de 36 a 59, y el 58% de los mayores de 60 años perciben también la emergencia climática, lo que ilustra el amplio alcance de esta perspectiva.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *