Caja de Ahorros realiza premiación a los mejores Huertos Escolares

Caja de Ahorros realiza premiación a los mejores Huertos Escolares

Cada año son más los niños beneficiados por el Programa Huertos Escolares de Zambo, que desarrolla Caja de Ahorros, a nivel nacional, con el objetivo de mejorar la alimentación y el rendimiento académico de los estudiantes, quienes en su mayoría, viven en comunidades de pobreza y pobreza extrema.

En el 2019, se realizó una producción de 1 millón 148 mil libras de productos agrícolas y 289 mil 458 posturas de gallina, beneficiando a 31,464 estudiantes, resultado de un trabajo en conjunto entre Caja de Ahorros, Ministerio de Desarrollo Agropecuario, Ministerio de Educación, padres de familia, docentes y estudiantes.

Caja de Ahorros realizó la Premiación Anual de su Programa Insignia: los Huertos Escolares de Zambo, donde participaron los 300 huertos que pertenecen a este programa, en la cual se evalúa la administración del huerto, la superficie sembrada, elaboración y utilización de productos orgánicos, entre otros aspectos.

En Caja de Ahorros estamos orgullosos de tener un programa insignia con 19 años de trayectoria, que ayuda a los niños del país, especialmente aquellos de escasos recursos económicos, a estudiar sin hambre. Estamos complacidos en aportar desde la banca a soluciones auto sostenible  que forman parte de los proyectos del Gobierno Nacional y que permitirá ponerle fin a los problemas de hambre, deserción escolar y salud, como pilar para el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible”, manifestó Lorenzo Escudé, subgerente general de Caja de Ahorros

En los huertos escolares se cultivan: habichuelas, tomate, pimentón, zapallo, maíz, fríjol, guandú, piñas, berenjena, zanahoria, arroz, plátano, guineos, yuca, ñame; como también la cría de pollos de fomento y gallinas ponedoras. Existen 300 huertos de Zambo distribuidos en las provincias y comarcas y se proyecta aumentar 20 huertos por año en este nuevo quinquenio.

Este programa garantiza que los niños asistan a la escuela con una alimentación balanceada y de valor nutricional, que estén saludables y con energía para su formación académica, evita la deserción escolar y combate la desnutrición infantil.