Hablemos de Economía Naranja

Hablemos de Economía Naranja

La economía naranja, es la que tiene entre sus principales insumos, el arte, la creatividad y está vinculada directamente con la innovación. Para Felipe Buitrago Restrepo, economista y autor del estudio «La economía naranja. Una oportunidad infinita», la misma se define en:

El conjunto de actividades que de manera encadenada permiten que las ideas se transformen en bienes y servicios culturales, cuyo valor está determinado por su contenido de propiedad intelectual.

El cine, la música, la televisión, la moda, el turismo, son algunas de las actividades que forman parte de este modelo que permite a las personas explorar sus talentos transformándolos en productos o servicios de interés. Con ello aportan, en términos monetarios, de manera significativa. La economía naranja produce en el mundo cerca de 4.293.000 millones de dólares anuales, y en el caso de América Latina y el Caribe genera alrededor de 175.000 millones de dólares de ese total.

Por medio de esta industria se perciben importantes beneficios como:

  • La generación de cientos de empleos, lo cual además de ingresos, deja un impacto social importante.
  • Fortalece la economía
  • Los emprendedores desarrollan sus habilidades y alcanzan un alto nivel de bienestar
  • Da espacio para el intercambio de conocimiento y capacitación desde los expertos

En Panamá, la economía naranja ocupa el 6% del PIB según información del Ministerio de Comercio e Industria; que la misma continúe creciendo dependerá también del respaldo que reciba en espacio, presupuesto.

Pero además es interesante el enlace que puede lograr la industria creativa con los Objetivos de Desarrollo Sostenible y cómo contribuyen de modo directo a la consecución de varios de ellos, por ejemplo, el ODS 12 de Producción y Consumo Responsable, se refiere a disminuir la reducción de desechos, reciclar y reutilizar lo que se pueda de una manera óptima.

Por esta razón la economía naranja con un buen alineamiento, respaldo y seguimiento puede convertirse en un importante motor del desarrollo económico, social y ambiental.