Igualdad de género, una oportunidad para el sector empresarial en Panamá

El desarrollo de talento femenino, la capacitación en temas de género, motivar a mayor participación laboral femenina, eliminar las brechas salariales e involucrar a los hombres en el proceso son solo algunas de las buenas prácticas que fueron compartidas en el foro “Igualdad de Género: Buenas prácticas del sector empresarial en Panamá” organizado por Sumarse, como Red Local del Pacto Global de las Naciones Unidas, ONUMujeres y la Fundación Konrad Adenauer.

El evento, que contó con el apoyo de la Fundación VerdeAzul, inició con la firma de los Principios de Empoderamiento de las Mujeres (WEPs) por parte de Banesco, Grupo VerdeAzul y Tecnasa, empresas miembro de Sumarse, que sellan su compromiso por mantenerse trabajando en favor de la igualdad de género, como lo impulsa el Objetivo de Desarrollo Sostenible 5.

En este espacio se dio un intercambio de experiencias con el fin de que quienes ejecutan acciones, proyectaran lo vivido en este camino, iniciando por los retos que han encontrado hasta los resultados alcanzados.

Posteriormente, Empresas Bern, Grupo Verde Azul, Procter & Gamble y Telefónica, formaron parte de un panel donde presentaron sus experiencias y los programas que han llevado a cabo con el objetivo de impulsar la igualdad de género en sus organizaciones.

Por su parte, Teresa de Alfaro, directora ejecutiva de Sumarse, señaló que esta actividad es el comienzo de lo que viene en el 2019 y enfatizó la importancia de “contar con estas y otras empresas firmando los Principios de Empoderamiento de las Mujeres, y que nos cuenten cómo se están materializado los avances en esta materia”.

A continuación, mencionamos algunos beneficios que impulsa la igualdad de género en términos económicos:

  • El aumento de la participación de las mujeres en la fuerza de trabajo —o una reducción de la disparidad entre la participación de mujeres y hombres en la fuerza laboral— produce un crecimiento económico más rápido según datos de la OCDE.
  • Aproximadamente el 50% del crecimiento económico en los países de la OCDE durante los últimos 50 años, se debe a que las niñas tuvieron acceso a niveles superiores de educación y al logro de una mayor igualdad en la cantidad de años de formación entre hombres y mujeres.
  • Un estudio que empleó datos de 219 países obtenidos entre 1970 y 2009 concluyó que, por cada año adicional de formación para las mujeres en edad reproductiva, la mortalidad infantil disminuyó en un 9,5 por ciento.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *