Las niñas y adolescentes de todo el mundo reivindican su poder como impulsoras del cambio

Foto: Naciones Unidas

Las niñas están rompiendo los límites y las barreras que plantean los estereotipos y la exclusión, incluidos los dirigidos a los niños con discapacidad y los que viven en comunidades marginadas. Como emprendedoras, innovadoras e iniciadoras de movimientos globales, las niñas están creando un mundo que es relevante para ellas y las generaciones futuras.

La Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible y sus 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible ( ODS ) adoptados por los líderes mundiales en 2015, incorporan una hoja de ruta para que el progreso que sea sostenible y no deje a nadie atrás.

Lograr la igualdad de género y el empoderamiento de la mujer es parte integral de cada uno de los 17 objetivos. Solo garantizando los derechos de las mujeres y las niñas en todos los objetivos llegaremos a la justicia y la inclusión, a economías que funcionen para todos y a mantener nuestro entorno compartido ahora y para las generaciones futuras.

En todo el mundo, casi 1 de cada 4 niñas de entre 15 y 19 años no está empleada ni estudia o recibe capacitación, en comparación con 1 de cada 10 niños de la misma edad. Para el 2021, alrededor de 435 millones de mujeres y niñas vivirán con menos de $1,90 al día, lo que incluye a 47 millones empujadas a la pobreza como resultado del COVID-19.

Al menos el 60% de los países sigue discriminando los derechos de las hijas a heredar tierras y bienes en la legislación o en la práctica.

 

Las mujeres y las niñas representan la mitad de la población mundial y, por tanto, la mitad de su potencial. La igualdad de género, además de ser un derecho humano fundamental, es básica para lograr sociedades pacíficas, sostenibles, productivas y crecientes en el plano económico.

Realizamos una entrevista a Marina Pérez, Subdirectora Ejecutiva en FUNDAMORGAN sobre el tema:

 

  • ¿Podrías contarnos por qué hay un día de la niña? 

 Las niñas, niños y adolescentes, son sujetos de derecho. Derechos que deben ser protegidos y garantizados desde las familias, con ayuda del Estado, como primer círculo de protección. Cuando hablamos de derechos, no estamos hablando de derechos nuevos, sino de los derechos humanos básicos: educación de calidad, vida digna, alimentación saludable, agua potable, salud integral, protección contra los malos tratos y todos aquellos que aseguren el máximo potencial de cada uno de ellos. A pesar de que las niñas tienen los mismos derechos que los niños, ellas sufren de distintas formas de discriminación que afecta el ejercicio de sus derechos. En este sentido están en mayor riesgo de ser víctimas de violencia sexual, trata de personas, matrimonios forzados, no asistir a la escuela ni a la educación superior, sufrir maltrato físico, salarios inferiores a los hombres en el mismo puesto de trabajo, entre otros. Por este motivo el 19 de diciembre de 2011, la Asamblea General de las Naciones Unidas declara el 11 de octubre como Día Internacional de la Niña, como un llamado a reflexionar anualmente los desafíos que enfrentan en todo el mundo, cómo debemos reconocer y cumplir sus derechos y la promoción de su empoderamiento.

  • ¿Cómo ves el tema de protección de derechos de las niñas y jóvenes en Panamá, hay marco legal? Educación, salud, seguridad, libertad de expresión, entre otros.

 

Hace 31 años, Panamá ratificó la Convención de los Derechos del Niño, adquiriendo la obligación jurídica de respetar y garantizar los derechos de los niños, niñas y adolescentes, incluyendo el compromiso de adecuar su legislación interna a lo que prescriben los estándares internacionales; adecuación estrictamente necesaria porque de nada vale decirle al mundo que firmamos la Convención, si no la cumplimos.

 

Vale la pena resaltar que esta Convención es el instrumento internacional más aceptado y ratificado en el mundo y constituye un faro que guía y orienta a los Estados parte hacia cómo lograr que todos los niños, niñas y adolescentes, sin discriminación de ningún tipo, se les garantice el acceso a todos sus derechos.

 

El marco legal que tenemos actualmente, a pesar de ser un esfuerzo importante en cumplir con lo que nos pide la Convención, no logra proteger a la infancia de manera eficaz ni prepararla para que sean ciudadanos que contribuyan a construir un mejor país y mucho menos, a las niñas.

 

En Panamá viven 1.3 millones de niños, niñas y adolescentes de los que:

45% de la niñez en Panamá sufre disciplina violenta (MICS 2013)

32.8% de niños, niñas y adolescentes viven en pobreza multidimensional (Índice de Pobreza Multidimensional)

La violencia sexual afecta primordialmente a niñas y adolescentes mujeres. (Estadística de Órgano Judicial)

 

 

  • ¿Qué iniciativas se trabajan desde FUNADMORGAN relacionadas a este tema?

 

FUNDAMORGAN ejecuta el pilar comunitario de la RSE de Morgan & Morgan y sus empresas afiliadas. Tenemos dos ejes de acción: educación en ciudadanía y acceso a la justicia.

A través del eje de educación, hemos desarrollado el Programa de Ciudadanía Responsable y Derechos Humanos, mediante el cual atendemos a jóvenes de 15 a 21 años de escuelas oficiales para desarrollar competencias ciudadanas y derechos humanos, con un 60% de participación de mujeres adolescentes. Por otro lado, en el eje de acceso a la justicia, se lleva a cabo el Programa de Asistencia Legal Comunitaria, en el que brindamos atención legal gratuita a mujeres víctimas de violencia doméstica de escasos recursos económicos, en procesos penales y de familia. La violencia doméstica es uno de los delitos de mayor incidencia en el país, por lo que adicional a la atención legal realizamos charlas y capacitaciones para la sensibilización de la violencia de género, trabajamos en alianza con otras instituciones, empresas y organizaciones y, abogamos por la consecución de un marco legal más efectivo en la protección de las mujeres y la niñez y adolescencia.

 

  • ¿Qué recomendaciones les das a los diferentes sectores para acelerar el ODS 5 en los temas relacionados a los derechos de las niñas, jóvenes y mujeres?

 

Invertir en mujeres no solo es acertado en cuanto a estrategia de negocios, sino necesario para una sociedad más justa y equitativa. Las mujeres pueden aportar una visión diferenciada en las tomas de decisiones por lo que incorporarlas en todos los niveles de la empresa, en especial los de tomas de decisión es fundamental para ser exitosos. Al incorporarlas en todos los espacios, estamos creando modelos a seguir que trascienden estereotipos de género y rompen tabúes sobre lo que una mujer puede o no hacer, modelos necesarios para las niñas de hoy. Para lograr incorporar a las mujeres, es importante capacitarse en estos temas, escuchar a las mujeres y analizar las causas que les impiden llegar a posiciones de liderazgo. Invertir en la formación profesional de sus colaboradoras les ayudará a desarrollar todo su potencial, al igual que tener medidas afirmativas de flexibilidad para la conciliación laboral y familiar. Apostar por las mujeres, es apostar por la sostenibilidad.

 

  • Tu mensaje o reflexión final en este día de la niña.

 

Ser niña puede ser algo maravilloso. Lo sé porque yo fui una. Soñadora, sensible, justiciera que me quería comer el mundo. Tuve el privilegio de ser y hacer lo que quise, pero no fue fácil. Muchas personas a lo largo de mi camino me dijeron que no me comportaba como debía comportarse una niña, una señorita, una dama, entre otras cosas. Pero ser niña y ser mujer, es ser lo que una quiera ser, sin límites ni estereotipos. Recordemos que, en todo el mundo, millones de niñas no tienen acceso a sus derechos motivo de la discriminación de la que sufren. Las niñas son inteligentes, valientes, poderosas, sensibles, guerreras y nos corresponde a toda la sociedad, desde nuestro rol como empresas, como familiares, como miembros activos de una sociedad que lo pide a gritos, hacer posible que ellas puedan lograr sus sueños. Cada niña es única e irrepetible, ¡no desaprovechemos su potencial!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.