Nestle reduce las grasas saturadas y elimina las grasas trans en sus productos

Las grasas son importantes en una alimentación balanceada y saludable, pues tienen funciones vitales en el organismo. Aportan ácidos grasos esenciales, que deben ser consumidos a través de la alimentación, pues el cuerpo no los produce. También forman parte de la estructura de las hormonas y son un vehículo para el transporte de vitaminas liposolubles (vitaminas A, D, E y K).

En general, las grasas se clasifican en dos grupos: las grasas insaturadas (grasas buenas) y las grasas saturadas (grasas malas):

  • Las grasas insaturadas (grasas buenas), se encuentran en el aceite de oliva, el aguacate, los frutos secos, los peces de aguas frías, las semillas de linaza y chía. El consumo de estas grasas puede ayudar a disminuir las concentraciones del colesterol LDL (malo).
  • Por otro lado, las grasas saturadas (grasas malas), se encuentran generalmente en los alimentos de origen animal, como las carnes y los productos lácteos enteros. Su consumo excesivo está relacionado con un aumento del colesterol LDL (malo), lo que puede contribuir a una mayor probabilidad de tener exceso de peso y padecer enfermedades cardiovasculares.

Uno de los principales objetivos de Nestlé®, es reducir las grasas saturadas y eliminar las grasas trans en los productos fabricados en la región.

A partir del año 2016, se ha mejorado el perfil de grasas de los productos culinarios, sustituyendo las grasas saturadas por insaturadas en línea con los criterios y recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Igualmente, a partir de 2016, se han eliminado las grasas trans en todo el portafolio de los productos Nestlé.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *