Proteger la lactancia materna: una responsabilidad compartida

Del 1 al 7 de agosto se celebra la Semana Mundial de la Lactancia Materna, para la cual este año el tema principal es “Proteger la lactancia materna: una responsabilidad compartida”, así estableció, la Alianza Mundial para la Acción sobre Lactancia Materna (WABA por sus siglas en inglés).

WABA afirma que los objetivos de este año son:

  • Informar a las personas sobre la importancia de proteger la lactancia materna.
  • Anclar el apoyo a la lactancia materna como una responsabilidad vital de salud pública.
  • Interactuar con individuos y organizaciones para un mayor impacto.
  • Impulsar la acción en la protección de la lactancia materna para mejorar la salud pública.

Por su parte, el tema está alineado con el área temática 2 de la campaña de la Semana Mundial de la Lactancia Materna-Objetivos de Desarrollo Sostenible 2030, que destaca los vínculos entre la lactancia materna y la supervivencia, la salud y el bienestar de las mujeres, los niños y las naciones.

La lactancia es reconocida como la herramienta más costo-efectiva para reducir la mortalidad infantil, y se relaciona con los ODS a través de grandes áreas como lo son:

  • ODS 2 – hambre cero”: la leche materna proporciona toda la energía y nutrientes que un bebé necesita durante los primeros seis meses de vida y una parte sustancial de estos hasta los dos años. La LM contribuye a la disminución de la pobreza ya que está disponible para todos los niños y niñas y no representa una carga para el presupuesto familiar.
  • ODS 3 – salud y bienestar: mejora significativamente la salud y la supervivencia tanto de los bebés como de las madres. Una mayor duración de la lactancia materna se asocia con una reducción del 13% en la probabilidad de obesidad infantil y una reducción del 35% en la incidencia de la diabetes tipo 2. Las tasas actuales de lactancia evitan un estimado de 20.000 muertes de mujeres por cáncer de mama cada año. Contribuye además a un mejor desarrollo mental y cognitivo, que promueve el aprendizaje y prepara a los niños para la escuela.
  • ODS 13 – acción por el clima: alimento natural y renovable, ambientalmente seguro, no contaminante y que no deja residuos. Es ecológica ya que no genera gases de efecto invernadero y brinda toda el agua que el bebé necesita, aún en latitudes cálidas; a diferencia de las fórmulas infantiles que requieren agua potable, higiene y saneamiento ambiental para su preparación, y generan enormes cantidades de gases de efecto invernadero y desechos plásticos.

Por otro lado, la lactancia materna garantiza la equidad desde el comienzo de la vida, ofreciéndole a cada niña o niño un comienzo justo y está contemplada en todas las convenciones de Derechos Humanos. Es un derecho de las mujeres que debe ser apoyado por la sociedad.

Las mujeres deben contar con políticas laborales que les permita la conciliación de su vida productiva y reproductiva y sean respaldadas por sus empleadores para combinar la lactancia con su empleo, contando con licencias por maternidad, jornadas laborales reducidas y espacios adecuados de lactancia en sus áreas de trabajo.

Para mejorar las tasas de lactancia materna se deben mejorar las políticas públicas, la educación de la comunidad, así como fomentar alianzas multisectoriales, iniciativas y programas que la protejan y promuevan.

La OPS/OMS recomienda que los países implementen y apliquen el Código Internacional de Comercialización de Sucedáneos de la Leche Materna a todos los niveles. Es vital garantizar que las madres lactantes no sean blanco de la industria, el marketing o los profesionales de la salud pública que quieren poner en peligro su lactancia materna mediante la promoción de la alimentación con fórmula.

Durante todo el mes estaremos promoviendo la campaña de lactancia materna #DarPechoEsUnDerecho desarrollada en alianza con el Ministerio de Salud y  UNICEF Panamá.