Deporte para reconstruir el mundo, el desarrollo y la paz

El deporte tiene el poder de cambiar el mundo e históricamente ha desempeñado un papel importante en todas las sociedades, ya sea en forma de competiciones deportivas, de actividad física sin más o incluso de juegos. Es un derecho fundamental y una herramienta poderosa para fortalecer los lazos sociales y promover el desarrollo sostenible, la paz, el bienestar, la solidaridad y el respeto.

Así lo destaca la Organización de las Naciones Unidas en su página web, en referencia al Día Internacional del Deporte para la Paz y el Desarrollo, celebrado cada 6 de abril. Esta fecha brinda la oportunidad de reconocer el papel que el deporte y la actividad física desempeñan en las comunidades y las vidas de las personas en todo el mundo.

Este año la fecha se enfocó en su rol para la reconstrucción de un mundo mejor y promovió la contribución a poner fin a la pandemia garantizando que todos estemos protegidos contra la COVID-19. Igualando las condiciones de juego para garantizar una distribución equitativa de las vacunas y reconstruir un mundo mejor.

Promovido en las redes sociales con el #SoloJuntos [jugaremos] [nos divertiremos] de nuevo. 

Para abordar este tema, conversamos con María Jimena Jaramillo, Directora Ejecutiva Panamá de Fútbol Con Corazón (FCC), una fundación social que utiliza las posibilidades pedagógicas del fútbol para el desarrollo de habilidades socio-emocionales en niñas, niños y jóvenes.

Jaramillo define el deporte, en específico el fútbol como una herramienta con un gran poder pedagógico y de convocatoria. Destaca que si se usan estos dos poderes con modelos pedagógicos estructurados, coaches debidamente entrenados, el fútbol es capaz de desarrollar en los participantes: autoestima, tolerancia, respeto, resiliencia, trabajo en equipo y otras habilidades para la vida que permiten la convivencia pacífica y la cohesión social.

De esta manera ha sido reconocido por conocedores del tema y por los entes promotores del desarrollo sostenible, ya que, el deporte contribuye cada vez más a hacer realidad el desarrollo y la paz promoviendo la tolerancia y el respeto, destacando también que respalda el empoderamiento de las mujeres y los jóvenes, las personas y las comunidades, así como los objetivos en materia de salud, educación e inclusión social.

La directora ejecutiva de FCC, indica que es mucho lo que hay por trabajar sobre el deporte como herramienta de transformación social y que en ese sentido, las organizaciones, como la que ella lidera, pueden desde su rol, impulsar el ecosistema en Panamá, dar espacio para que todos los actores del sector tengan una participación activa y promover alianzas público-privadas que permitan generar una impacto positivo a grandes escalas. 

Jaramillo da como ejemplo «si lográramos que cada cancha, cada parque y cada escuela contara con un programa de deporte con contenido pedagógico, lograríamos una sociedad más justa e incluyente«.

El deporte contribuye a promover la justicia, el trabajo en equipo, la igualdad, la inclusión y la perseverancia. También con la actividad física las personas pueden reducir la ansiedad y mejorar la salud física y mental. 

Aunque actualmente hay algunas iniciativas y apuestas para esta estrategia, aún hay un camino largo para trabajar en sinergia con todos los sectores, aprovechando la fuerza que cada uno puede aportar.

FCC diseñó para su comunidad ejercicios lúdicos y experiencias de aprendizaje, a través de los cuales los niños, niñas y adolescentes, pueden adquirir habilidades para la vida y darle un nuevo significado a los valores dentro de su contexto. De esta forma, convertirse en agentes de cambio social dentro del medio en que se encuentran.

También cuenta con un Modelo de Empoderamiento Comunitario (MEC), el cual usa la fuerza de convocatoria del fútbol para que las comunidades cuenten con sus propias herramientas que les permitan gestionar mejor los desafíos de su entorno.

Los niños, niñas y adolescentes tienen una oportunidad valiosa en el deporte y la de educarse para enfrentar los desafíos de la vida de forma positiva.  La mejor manera de aprender es el juego, y eso lo hace el deporte.

Como reflexión la Jaramillo acota “podemos preocuparnos por dejar un mejor país para nuestros niños, pero tal vez el camino sea dejar mejores niños para nuestro país”.

Redes sociales

@fccpty

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *