Celsia: eficiencia energética de Panamá y el rol de las mujeres en la industria

El 5 de marzo es el Día Mundial de la Eficiencia Energética una iniciativa que surgió en Austria durante la Primera Conferencia Internacional de la Eficiencia Energética. Esta fecha tiene el objetivo de sensibilizar a todas las personas sobre la necesidad de reducir el consumo energético mediante un uso razonable y sostenible de la energía.

En esta ocasión el tema será abordado con una óptica diferente, siendo vinculado con el rol de la mujer. Para ello como pluma invitada María Karina Pinzon H. Líder Legal y Asuntos Corporativos para Centroamérica.

En el marco de la celebración del Día Mundial de la Eficiencia Energética, el 5 de marzo, destacamos la importancia y relevancia que está tomando este tema en el sector energético de nuestro país e incluso en la región. Y es que cada día son más las empresas y las personas que están buscando formas de contribuir activamente a la sostenibilidad del planeta: mediante la eficiencia energética.

Algunos se preguntan: “¿qué es la eficiencia energética y por qué es tan importarte darle visibilidad al tema?” … la respuesta es muy sencilla. La eficiencia energética es el uso eficiente de la energía. Un aparato, proceso o instalación es energéticamente eficiente cuando consume una cantidad inferior a la media de energía para realizar una actividad. Una persona, servicio o producto eficiente comprometido con el medio ambiente, además de necesitar menos energía para realizar el mismo trabajo, también busca abastecerse, si no por completo, con la mayor cantidad posible de energías renovables.

La eficiencia energética busca proteger el medio ambiente mediante la reducción de la intensidad energética y habituando al usuario a consumir lo necesario y no más. Las emisiones de CO2 que enviamos a la atmósfera son cada vez mayores y, por ese motivo, la eficiencia energética se ha convertido en una forma de cuidar al planeta ya que, no solo está en usar electrodomésticos que consuman menos, sino en que seamos nosotros quienes consumamos menos y de forma más sostenible.

Pero, así como la eficiencia energética cobra relevancia en nuestro país, la participación y rol de las mujeres en una industria, que desde sus inicios ha sido tradicionalmente dominada y dirigida por hombres, atendiendo y manejando el tema, sin duda cada día está tomando más fuerza.

Según la encuesta de IRENA de 2015 entre empresas privadas de energía, las mujeres representan el 35% de la fuerza laboral, con roles predominantemente en la fuerza administrativa. Solo el 30% de los puestos directivos están ocupados por mujeres. Otro estudio de Thomson Reuters afirma que el sector energético ocupa el último lugar en diversidad de género en los consejos de administración en comparación con otras industrias. Según el Informe de Energía y Empleo de EEUU de 2019, las mujeres representan solo una cuarta parte de los trabajadores de eficiencia energética.

Como dato curioso, y a pesar de que las mujeres ocupan un porcentaje mínimo en los cargos directivos de las empresas del sector energético, un estudio de 2016 realizado por Taylor & Francis muestra que las empresas con más mujeres en puestos de liderazgo tienen más probabilidades de invertir en energía renovable y reducir las emisiones de carbono a lo largo de su cadena de valor.

La eficiencia energética industrial es un campo de rápido crecimiento, por lo que cada vez se necesitan más mujeres preparadas que puedan aportar valor y brindar soluciones a esta industria. Por ello, me siento motivada a trabajar cada día con el objetivo de empoderar a otros líderes y otras empresas a identificar y promover el potencial y el talento de las mujeres en el mundo energético. La industria de las energías renovables y de la eficiencia energética se encuentra en la cima de su crecimiento y, al participar adecuadamente en la diversificación cultural y de género, este sector puede ser pionero en influir en otros sectores para que hagan lo mismo. Las oportunidades deben ser iguales para hombres y mujeres, y para ello hay que partir por eliminar los obstáculos asociados con los estereotipos negativos en la fuerza laboral. Mientras que algunas mujeres toman el sesgo en el lugar de trabajo como una motivación para cambiar el statu quo, para otras podría ser la razón por la que eligen cambiar de industria o quedarse en casa.

La equidad de género para nosotros en Celsia constituye un elemento estratégico que se incorpora permanentemente a nuestra cultura, garantizando que los más de 1,900 colaboradores de la empresa, representado en un 30% por mujeres, cuenten con las mismas oportunidades en el acceso, participación, promoción, y estabilidad laboral en todas las áreas. ¡En Celsia ya no hay cargos exclusivos para hombres!

Nuestro comité directivo en Centroamérica está compuesto por 50% mujeres y 50% hombres, además contamos con un Comité de Género y una política de diversidad sólida y robusta. Actualmente en Panamá estamos certificados con Sello Oro de Igualdad de Género por el Mitradel y PNUD en el 2019 y formamos parte de las 21 empresas que están adheridas a la iniciativa de paridad de Género en Panamá (IPG).  Recientemente, nos unimos como pioneros en la fundación del grupo colaborativo “Mujer Energía” integrado por mujeres profesionales del sector energético de nuestro país, un espacio  destinado a reconocer el desempeño de la figura femenina en esta área, a la vez de participar activamente al servicio de la comunidad nacional con relación a los temas académicos y de gestión social.

Es importante resaltar que el Grupo empresarial al que pertenece Celsia, que es Grupo Argos, se estableció desde hace dos años la campaña #NuestrasDiferenciasNosUnen, que se sustenta en el convencimiento de que la diversidad y la inclusión nos hace cada día más competitivos como grupo empresarial.

Redes Sociales:

Twitter:  @Celsia_Energia

Facebook: @celsia.energia 

Instagram: celsia_energia

Linkedin: Celsia Energía

Youtube: Celsia energia

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.