Buenas prácticas de salud física para el 2021

El 2020 fue un año diferente e inolvidable para toda la humanidad, ya que absolutamente todos sufrimos la consecuencia de esta pandemia, ya sea de forma directa o indirecta, todos fuimos afectados. Y sin duda alguna el aspecto más importante de nuestras vidas que fue removido fue nuestra salud, tanto física como mental.

Por estas razones es de importancia que iniciemos un nuevo año prestándole atención a aquellos aspectos de nuestro diario vivir que nos ayudaran a sobreponernos y hacer de este 2021 un año mejor para todos y sobre todo, para nuestra salud.

Cuando se trata de cual es la mejor manera de cuidar de nuestra salud, sin duda alguna la prevención se lleva el primer puesto, lo que significa que debemos prever cuales son los factores de riesgo que pueden conllevar que nuestra salud se vea afectada, y para esto hay que tomar en cuenta factores extrínsecos e intrínsecos.

Entre los factores extrínsecos que debemos evaluar está todo aquello con lo que interactuamos en nuestro día a día y que influyen directamente con nuestra salud física. Nos referimos al mobiliario que utilizamos todos los días, que va desde la cama hasta el asiento del automóvil o la silla de oficina. Así también hay que evaluar los equipos que se utilizan todos los dias como son los productos electrónicos (celular, laptops, etc.) hasta las vestimentas y calzados que utilizamos.

No olvidemos el entorno en que nos manejamos, que también influye directamente en nuestra salud física como son decibeles de sonidos y los niveles de iluminación.

Por otro lado, tenemos los factores intrínsecos que afectan nuestra salud física, específicamente los modificables como son el peso corporal, el nivel de acondicionamiento físico, higiene postural y la capacidad de aptitud física frente a actividades varias, las cuales pueden llegar a ser cotidianas como esporádicas
Por todo lo anterior dicho, nos damos cuenta de que son muchos aspectos a lo que hay que prestarle atención para poder prevenir que nuestra salud física se deteriore.

Sin embargo, no es tan difícil como parece, ya que si seguimos un sencillo consejo podremos comenzar a hacer la diferencia, el cual es “Escuchar a nuestro cuerpo”. Esto significa prestarle atención a los síntomas que este nos pueda ir refiriendo para de esta manera adelantarnos a lo que podría llegar a convertirse en una lesión o enfermedad. Un síntoma universal como el “dolor”, cuando se trata de lesiones físicas no traumáticas, muchas veces nos avisa con
anticipación y va aumentando su intensidad de manera progresiva antes de convertirse en algo intolerante. Préstele atención a su cuerpo cuando este le habla y no lo ignore.
Otra forma de anticipar el desarrollo de enfermedades físicas es preparar a nuestro cuerpo a los retos que supondrán que sucederán en el día a día, como puede llegar a ser subir varios pisos de un edificio por las escaleras o levantar un peso de forma inesperada, y esto se hace por medio del ejercicio físico. Ya sea que usted lo quiera ver como entrenamiento o pasatiempo, mantener un estilo de vida activo por medio del ejercicio nos ayudara a mantener una mejor aptitud física, sin contar los otros múltiples beneficios como son el control de peso corporal hasta la canalización del stress mental.

Y no nos olvidemos sobre la importancia de mantener una dieta alimenticia balanceada que vaya dirigida a brindarnos los nutrientes necesarios para nuestro día a día.

Al final, se trata de una tarea diaria vigilar y estar atentos a todos los factores que pueden influir en que nuestra salud física se lleve bien con nosotros en este 2021.

 

Por: 

Ricardo Sánchez

Lic. en Fisioterapia

Redes sociales: @terapistasfisicosnacionales

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *